Susana Rodriguez Lezaun | Los secretos de Roncesvalles
143
single,single-portfolio_page,postid-143,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Los secretos de Roncesvalles

About This Project

Se tienen noticias de la existencia de Roncesvalles-Orreaga desde el principio de la historia, y entre sus edificios, o debajo de ellos, se han encontrado restos que datan del siglo XI, e incluso anteriores. Tras sus muros, Roncesvalles esconde algunos magníficos tesoros, pero también lúgubres rincones, como el osario del silo de Carlomagno, el busto sin rostro que nos mira al entrar, la cripta bajo el claustro de la Colegiata. Otros tesoros están a la vista de todo el mundo, como las joyas que pueden verse en el Museo Diocesano o en su biblioteca. Estas son sólo algunas de las maravillas ocultas que guarda este enclave jacobeo, el primero del Camino.