Susana Rodriguez Lezaun | El séptimo mandamiento
29
single,single-post,postid-29,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

El séptimo mandamiento

blog3

El séptimo mandamiento

Hace unos días, una buena amiga mía me mostró entusiasmada, y recalco lo de entusiasmada, una foto de mi libro en la página de descargas ilegales de la que ella suele conseguir la mayor parte de sus lecturas. Tenía un montón de descargas y varios comentarios elogiosos. 

-Pero eso es robar- le digo.

-Ah, ¿si? ¿Y por qué? -me pregunta. Reconozco que en ese momento dudé de si me estaba tomando el pelo. ¿En serio me preguntaba que por qué descargarse un libro era robar?

Me cargo de paciencia y respondo con voz calmada.

-A ver… si no pagas por un libro, lo estás robando. Es como si entras en una librería, te metes un libro en el bolso y sales corriendo.

-Pero si alguien los ha puesto en internet es porque ya están pagados, ¿no?

-Pues no. Ningún autor recibe un céntimo por las descargas de sus libros de esos sitios web. Anda -le digo de buen rollito-, cómprate el ebook, que son muy baratos.

-Cómo me lo voy a comprar pudiendo bajarlos gratis.

Le faltó llamarme tonta. Desde luego, esa fue la cara que se me quedó.

¿Porqué pagar por algo que puedes lograr gratis? Desde luego, para el lector ese no es un gran dilema. Hay que ser muy honrado para comprar algo que regalan en la tienda de al lado. El lector no piensa en el daño que hace a las editoriales, a los libreros y, sobre todo, a los autores, que ven mermadas sus ventas y, por ende, sus ya de por sí discretos ingresos, porque demasiadas personas deciden acceder al producto de manera ilegal.

Y esa es otra, porque cuando insistes en que esas descargas son ilegales, lo normal es que te sonrían de medio lado, retándote a llamar a la policía.

De niños nos enseñan que no hay que robar, que es delito y puedes ir a la cárcel por ello. Para algunos, además, es pecado. Ya saben, el séptimo mandamiento, ese que dice “No robarás”. Entonces, ¿porqué el común de los mortales no condena las descargas ilegales de música, cine y literatura? Si todo el mundo coincide en que es un robo, ¿porqué no se establecen mecanismos suficientes como para detener esta situación?

Es curioso que en Alemania, cuando alquilas un apartamento para pasar unos días e incluye conexión a internet, te adviertan explícitamente que está prohibido descargarse ningún contenido cultural, que está perseguido por la ley y que se rastrean las direcciones IP desde las que se efectúan las descargas ilegales. En España, en cambio, las páginas de descargas se recomiendan entre amigos.

Un robo es un robo, tan sencillo como eso. Ahora me falta por saber cómo convencer a la gente de que robar un libro mediante una descarga ilegal es lo mismo que entrar en el Carrefour y llevarte una radio.

No Comments

Post A Comment